Leyenda Guaraní: Cataratas del Iguazú

“La Garganta del Diablo es tan grande y tiene tanta potencia que parece que el mundo va a caer al fondo de la garganta y vamos a ir todos a parar al mismísimo infierno”. Entonces nos preguntamos, ¿Será que le pusieron el nombre porque experimentaron algo similar?” Este párrafo te sonará familiar si leíste nuestra nota de Cataratas del Iguazú, donde prometimos contarte la leyenda Guaraní que gira en torno a ella.

Garganta del Diablo ¿habitará en su profundidad la legendaria serpiente Boi?
Garganta del Diablo ¿habitará en su profundidad la legendaria serpiente Boi?

“Cuenta la leyenda… que hace muchos años, habitaba el río Iguazú, una gigante y malvada serpiente, su  nombre era Boi.

Era tan monstruosa  y egoísta que exigía una ofrenda a los indígenas guaraníes debían una vez por año sacrificar una bella doncella y entregársela a Boi, arrojándola al río, para que el animal no le echará sus maldiciones. Para esta ceremonia se invitaba a todas las tribus guaraníes, aún a las que vivían más alejadas.

Fue así que un año llego al frente de su tribu, un joven cacique de nombre Tarobá; el cual al conocer a la bella doncella india, que ese año estaba consagrada al sacrificio, se enamoro profundamente. Su nombre era Naipí.

El joven enamorado se reveló contra los ancianos de la tribu y en vano intentó convencerlos que no sacrificaran a Naipí.

Para salvarla, desesperado, sólo pensó en raptarla y la noche anterior al sacrificio cargó a Naipí en su canoa e intentó escapar por el río.

Pero Boi, que todo lo podía ver se puso furiosa y su enojo fue tal que encorvando su lomo partió el curso del río, formando las cataratas, atrapando a Tarobá y a Naipí.

En las Cataratas el amor de Tarobá y Naipí renace los días de arcoíris. (Imagen de Internet).
En las Cataratas el amor de Tarobá y Naipí renace los días de arcoíris. (Imagen de Internet).

A él lo transformo en árboles, que hoy podemos ver en la parte superior de las cataratas y a la cabellera de la bella Naipí en la caída de las mismas.

Luego se sumergió en la Garganta del Diablo y desde ahí vigila que los amantes no vuelvan a unirse pero, sin embargo, en días de pleno sol, el arco iris supera el poder de Boi y vuelve a juntar a los enamorados…” Fuente: página web Visite Misiones.

Los indios guaraníes actualmente viven en Paraguay, parte de Bolivia, Brasil y Argentina. Antiguamente se asentaban a orillas de ríos y arroyos. Su paz terminó con la colonización española y este sólo fue el comienzo, en los últimos 500 años han perdido casi la totalidad de sus tierras y hoy siguen luchando por sus derechos.

 

Anuncios

Año nuevo, integrante nuevo: Karuta se sumó al viaje

Cada vez que visitamos una plaza, un parque o paramos en una calle, un amigo canino nos da la bienvenida y nos regala su compañía, por eso decidimos tener un “platito viajero” para darles agua y alimento además de cariño. Fue así que dijimos: “El perro que nos siga, elija y decida subirse a la casa rodante será el que viajará con nosotros”. A lo largo de los meses asistimos a muchos perritos que nos visitaban un rato hasta que se distraían y despedían.

Platito viajero
¡Un día de mucho calor el platito viajero convida agua!
Platito viajero
-¡Para que como yo! – ¡No seas egoista, dejame un lugarcito!
Platito viajero
¡No hacemos diferencia, el platito viajero es para todos!

La  primera noche del 2017 estábamos en una plaza y pasa una perra labradora adulta, la llamamos para darle algo de agua y alimento ¿qué hizo? saltó al motorhome y se echó entre la habitación y la cocina, nos pareció súper curioso, nunca antes otro había intentado subir.

Karuta se hizo invisible para quedarse
El principio de la historia: Karuta se hizo invisible para quedarse

Le preguntamos a la gente que estaba en la plaza si la conocían, inmediatamente comenzaron a publicar su fotografía en las redes sociales. Esa noche durmió con nosotros y se portó muy bien, como si supiera que era el requisito para que la aceptáramos.

Al otro día fuimos a la radio y visitamos a una veterinaria  y rescatista. Le miró la oreja derecha y encontró un tatuaje con la “C” que significa que está castrada. Observó la otra oreja, para ver si tenían tatuado un número que pertenecería a su dueño y no se lo habían realizado. Nos contó que después de implementar el tatuaje con la “C” aparecían perros perdidos o atropellados que lo tenían pero no sabían a quién pertenecían, entonces empezaron a ponerles una especie de DNI tatuado en la oreja izquierda  y así localizar a los dueños en estos caso. Pero Karuta (que en ese momento no tenía nombre) había sido castrada antes de esa medida.

Karuta cuando aún no tenía nombre
Karuta cuando aún no tenía nombre

Caminamos con ella por todos lados, iba sin collar ni correa y no se distraía ni un minuto, nos seguía siempre. Pasaron tres días, nadie la reclamó y tampoco la querían hospedar hasta que apareciera su familia, a la rescatista no se la quisimos dejar porque tenía muchos perros y  sobre todo galgos que fueron abandonados a partir de la prohibición de las carreras. En la estación de servicio los playeros nos dijeron: “Esta perra anda siempre por acá, a veces viene flaca, después vuelve gorda y así”.

Decidimos comprar collar, correa y sumarla a la aventura. Pedimos opiniones para darle un nombre y el que más nos gustó fue la propuesta de una amiga de Islas Canarias (que ama la Argentina y ha viajado por Sudamérica), nos propuso llamarla “Karuta”, que en lengua Quechua, Rina Karuta significa viajar y Raj Karuta significa viajero.

Se notaba que hacía tiempo que vivía en la calle porque su instinto de superviviencia estaba desarrollado al 100%. Aspirababa toda la comida que encontraba a su paso (cucuruchos, galletas, pan, huesos, etc.)  también casaba palomas, vimos como atrapó una con gran facilidad, además de que se la tragó completita, con plumas, pico y patas. Un veterinario nos recomendó sólo darle alimento para prevenir la diabetes, enfermedad tipica en la raza por consumir “comida humana”.

Tenía muchas pulgas y garrapatas, descubrimos que es  alérgica a estos insectos, por lo que tenía grandes circunferencias peladas y lastimadas, y como si fuera poco, sufría un principio de sarna. Visitamos varias veces el veterinario e hicimos un tratamiento exhaustivo, gran parte del dinero que ganábamos lo invertíamos en su salud.

La alérgia a las pulgas le provocaba caída de pelo.
La alérgia a las pulgas le provocaba caída de pelo.

Después de un tiempo, una chica nos contacta por Facebook, había visto una publicación y decía que la perra era suya, que ella estaba de viaje y que la había perdido antes de salir. Prendimos luces amarillas: ¿Cómo se va a ir sin buscar a su perra? (porque en ningún lado había publicado su desaparición y nadie sabía de ella)  ¿Qué clase de dueña es? Se excusó diciendo que la perra siempre andaba en la calle, que iba a comer a una parrilla  y volvía a su casa. ¿Cómo va a dejar que deambule con los peligros que implica? ¿Cuánto tiempo habrá estado en la calle para llegar al estado en que la encontramos?

Le dijimos que fuera a la estación de servicio que ahí le iban a decir dónde está. Queríamos ponerla a prueba, si realmente le interesaba preguntaría y le responderían que la perra estaba con nosotros, por ende, escribiría nuevamente reclamándola, el siguiente paso era que debería buscarla  donde estemos en ese momento. Eso nunca pasó.

Hoy Karuta está sana y es una perra muy alegre y compañera. Siempre decimos que ella pidió un deseo para el 2017 y fue conseguir una familia que la cuide, la quiera y pasee, el primer día del año supo muy bien cómo hacerlo realidad.

Ahora somos 3 viajeros!
¡Ahora somos 3 viajeros!

 

 

 

Navidad y año nuevo 2017

Para la mayoría, estos tradicionales festejos son milimétricamente calculados, nada queda librado al azar, se desarrollan como una historia con introducción, nudo y desenlace. Previamente a las fiestas, las familias se convierten en especies de pymes donde un líder (que es generalmente el que pone la casa) decide cómo celebrarán, el menú, lo que cada uno lleva y el horario. Por otra parte, la ropa, los zapatos, el peinado, la vestimenta de los hijos (en el caso de tenerlos) y los regalos de papá Noel. Muchos utilizan el método “amigo invisible”, unos días antes, se reúnen los participarán del evento, escriben su nombre en un papelito y hacen sorteo, de esa forma, cada persona hace un sólo regalo y no tiene el compromiso de llevar un regalo para cada invitado y nadie se olvida de nadie.

El nudo: minutos antes de celebrar todos corren, gritan, se apuran unos a otros, transpiran y llegan cansados a  la casa del anfitrión, pero con su mejor sonrisa. También están los que van tarde y se amargan de tener que darles un beso a los 30 familiares que están alrededor de la mesa.  Comen, beben, algunos lloran, hablan de trabajo, de la renovación de modelo del auto, de las vacaciones y de los que no están; en algunos casos asisten los guitarritas que comienzan cantando en español y después de unas copas chillan en jeringozo.

El desenlace: 11.45 empiezan a mirar el reloj, a las 00.00 brinda, se abrazan, están los que sacan fotos, los que tiran rompe portones y los que no sueltan la botella. A las 00.15 muchos salen corriendo para saludar a la otra parte de la familia, los adolecentes empiezan a dar vueltas porque quieren ir a festejar con sus amigos o novias, los viejos y los niños  quieren dormir y los de resaca no se van hasta que los echen.

Este 2017 queríamos algo distinto, tranquilidad, estar solos y que fluya. Por eso fue que no elegimos un lugar para pasar ninguna de las dos fiestas, sino que lo dejamos librado al destino, donde nos toca será.

Festejamos Navidad en Rufino, Santa Fe y año nuevo en Bragado, Buenos Aires. El 23 de diciembre llegamos a la ciudad santafesina  y los locales nos recomendaron ir al Parque Municipal, allí podíamos acampar gratis. Es un predio grande con mucha arboleda, juegos infantiles, pista de ciclismo y atletismo; canchas de fútbol, tenis, bocha y pileta de natación que se usa en verano como balneario y esta a siete cuadras del centro, no podíamos pedir más. Era el lugar ideal para nosotros. El 24 a la noche hicimos unas pizzas caseras, compramos chocolates de postre y brindamos en zapatillas y bermudas.

_DSC7223

El 26 dejamos Santa Fe y fuimos a Junín de Bs As y estuvimos unos días en Laguna de Gómez. El 29 llegamos a Bragado, el calor era insoportable, buscábamos estar cerca de un espejo de agua o algo que se le pareciera, nos recomendaron ir a la laguna de Bragado que tiene un camping municipal. Era uno de los campings más  sucio que habíamos visitado, estaba prohibido bañarse por la contaminación (inclusive los pescadores comentaban que aparecían pescados flotando en la orilla). Era evidente que en el pasado tuvo su momento de esplendor y las nuevas gestiones lo olvidaron por completo. Pero ya estábamos ahí y decidimos quedarnos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El 31 a la tarde empezaron a llegar familias para preparar el asado con tiempo, algunos eran de pueblos cercanos que se quedaron en carpa a pasar el fin de semana, otros sólo fueron a recibir el nuevo año. Nosotros, en nuestra casita, cenamos una tortilla de zapallitos y comimos chocolates. La pasamos como queríamos, simple, bajo nuestra ley.

Recibida del 2017!
Recibida del 2017!

 

 

 

Todavía existe mucha gente buena

 

Hace unos días, viajábamos por una ruta cordobesa, calculamos mal el combustible y nos quedamos. Decidí bajar con un bidón y volver hasta una estación que había pasado unos kilómetros atrás. No quise hacer dedo porque pensé que iba a demorar más. Era una tarde soleada y el clima estaba hermoso, así que caminé al costado del camino.
De repente para un auto, el conductor me ofreció llevarme, acepté gustoso. Charlamos por unos minutos y al llegar el gentil hombre dijo: “Tu bidón es chico, tomá te regalo otro más así tenes para cargarte tranquilo” y le agradecí.
En la estación de servicio el muchacho que me atendió me prestó un bidón aún ¡más grande! Cuando salgo de la playa con los bidones cargados, por ende pesados, respire profundo y encaré la ruta. En ese momento vuelve a parar otro auto y me ofrece llevarme hasta la casa rodante de buena voluntad ya que el no iba para ese lado. Llegamos al motorhome, cargamos combustible y volvimos a la estación a devolver el bidón.
Todavía existen personas bondadosas, el primer hombre que me llevo, el playero de la estación, el segundo hombre que me acercó a nuestra casita y yo que devolví el bidón.

 

 

La misma foto, dos historias para contar

Por Vicuña Mackenna, Córdoba pasamos dos veces. Fue uno de los primeros destinos que visitamos cuando arrancamos el viaje en 2015 y ahora pasamos de nuevo. Aquella vez, íbamos con la Ford Transit y la casita rodante de tiro, la velocidad promedio era de 70 km por hora, no pasábamos a nadie, excepto a un pequeño y desgastado camioncito de reparto; nos reíamos y decíamos: “Deberíamos sacarle una foto es el único vehículo que pasaremos en todo el viaje”. Llegamos al arco de la ciudad, ubicamos el trípode y nos sacamos una fotografía. ¿Quién sale atrás nuestro? El camioncito, que había entrado a la ciudad y salía nuevamente, momento en que el conductor nos grita: “Si siguen así no van a llegar a ningún lado”.

camióncito

En esta oportunidad, también paramos en el arco para repetir la foto, era un domingo cerca de las 7.00 (viajábamos temprano para evitar el calor), pasa un auto descapotado y sus pasajeros, que tenían la alegría que da el alcohol y la música de una noche sin fin, paran y nos gritan repetidamente: “sáquennos una foto”. Cuando la publicamos, alguien se la compartió a uno de los integrantes que se enteró del suceso en ese momento ya que no recordaba nada.

_DSC5546

Sin título-1

 

 

San Luis: festejos y eternas despedidas

Al mes de iniciar nuestra segunda etapa del viaje (1º: sur argentino / 2º: rumbo norte o por ahí…) pasamos por San Luis para despedirnos de la familia y los amigos.  La intención era quedarnos máximo dos semanas y la estadía se extendió por dos meses y unos días. Las razones: los dulces 15 de nuestra sobrina, dentista y seguidilla de rupturas mecánicas de Pimentón.

Llegamos el 2 de octubre con la ansiedad (arrastrada de Córdoba) de volver a la ruta y decirles a todos “hola y adiós”, al mejor estilo Sabina. Pero al mismo tiempo, quería reunirme con cada una de las personas que quiero. Las visitábamos y nos decían: “No se vayan sin pasar de nuevo”. Así fue que nos despedimos muchas veces de la misma gente.

El seis arrancamos con los festejos, fue el cumple de Santiago, nuestro sobrino mayor, y decidimos quedarnos hasta el 22 para festejar el de su hermana Julieta, que organizó un tradicional festejo quinceañero ambientado con la temática Willy Wonka y la Fábrica de Chocolates, un salón con muchos invitados, menú vegetariano (¡riquísimo!), música y luces de colores ¡No podíamos faltar!

Los 15 de nuestra sobrina July
Los 15 de nuestra sobrina July

Por otro lado, mis muelas de juicio estaban terminando con mi sano juicio y también debían hacerme otros arreglos. Ese fue un asunto que me llevó unas cuantas visitas al médico.

En esos días recibimos a los viajeros “Llevados por el viento”. Se trata de Jorgelina, Gonzalo y a su perra Leia que recorren América a bordo de un escarabajo Volkswagen. Los seguíamos por las redes sociales y teníamos muchas ganas de conocerlos, el destino ordenó todos los factores para que el encuentro se diera en San Luis y justo para el cumple de Gonza que era  el 22 de octubre. Iban por un día y se quedaron cuatro, paseamos por las sierras puntanas, celebramos con lemon pie hecho por Jor, cuidamos a Leia mientras fueron a conocer el Parque Nacional Sierra de las Quijadas y nos despedimos con la esperanza de volver a encontrarnos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Pimentón y sus ñañas de viejo

Un día, no recuerdo cuál, a la noche saliendo de la casa de nuestra amiga Silvina (íbamos a dormir a La Punta a casa de Romina, otra amiga) la rodante pierde ritmo y se paró. Javi la revisó en la oscuridad y vio que el  cable del acelerador estaba cortado. Como el motor está adentro de la cabina del motorhome, entre los asientos del conductor y el acompañante, tuvo la genial idea de sacar el capot y acelerarlo con la mano, así anduvimos varios días hasta que lo arregló.

En otra oportunidad se terminó el combustible sobre la ruta. Cuando arreglaron el tanque, por alguna razón, no le pusieron el flotante que mide la cantidad de gasoil y como todavía no lográbamos calcular bien el consumo a ojo, nos quedamos en un camino que une ciudad de La Punta con Juana Koslay. Las opciones eran: hacer dedo y volver a La Punta (15 km), ir a Juana Koslay (18 km) o a la capital (20km), todo dependía del itinerario del  amable conductor que frenara para acercar a Javi hasta la estación de servicio. Hizo dedo y el segundo auto paró, lo llevó hasta la capital y lo trajo nuevamente, eso se llama ¡súper amabilidad! Cargamos el combustible, purgamos el motor y seguimos camino.

El 26 de octubre estábamos listos para salir, las visitas al dentista terminaron, nos habíamos despedido de todos, pero Pimentón decidió lo contrario… nuevos problemas.

Llegando a Juana Koslay se paró en medio de una avenida, ¿quién pasaba por ahí en ese momento? un motorhome frontal que habíamos visto estacionado en el centro de la Capital, el hombre que lo manejaba bajó a ayudarnos a empujarlo, era Leandro un viajero que decidió instalarse en San Luis; no podíamos creer tanta casualidad.

Javi lo revisó y era la punta de un palier trasero que se había quebrado. Estuvimos en esa calle unos  días, hasta que Arturo, un rodantero amigo, vino a rescatarnos y con su colectivo motorhome lo tiró  hasta la casa de una pareja amiga que viven en esa ciudad. El problema fue cómo sacar esa punta sin tener que desarmar todo; visitó varios mecánicos que le prestaron diferentes herramientas, compró imanes especiales y no había forma, hasta que una semana después dio con el consejo correcto, desarmó masa, espárragos y llegó a la famosa punta. Estaba totalmente retorcida, hubiera sido imposible sacarlo de otra manera.

Segundo problema, el tamaño del palier no es estándar, tiene una medida que no existe en el mercado, la solución más rápida y económica era que su hermano que vive en Bahía Blanca, Buenos Aires, consiguiera un palier con la cantidad de estrías correspondientes, lo mandara a adaptar  y lo enviara por encomienda, así fue, esperamos dos semanas el repuesto.

El 11 de noviembre festejamos el cumple de Javi y al otro día colocó el palier, todo estaba perfecto para arrancar, nos despedimos de juanci e Ivana que nos aguantaron todo ese tiempo parados en su puerta.

Cumple Nº34 de Javi
Cumple Nº34 de Javi

Cuando íbamos rumbo al centro de San Luis para saludar a la familia ya que pensábamos partir al otro día, hicimos 5 km y escuchamos ¡clank clank! Pimentón se quedó sin tracción (lo bueno es que íbamos en bajada) le digo a Javi: “Trata de llegar a la esquina que ahí vive Pato”. Con el envión quedamos medio cruzados en la esquina deseada pero era parada de colectivo, un señor nos tiró con su camioneta media cuadra hasta la puerta de nuestra amiga. Lo peor estaba por develarse: se rompió el diferencial. Explotó el núcle: satélite, planetario y ¡todos los astros juntos!

Para completar la situación, bajo la ley de Murphy, era sábado a la tarde así que el mecánico nos buscó pero hasta el lunes no lo tocó, nos relajamos, invocamos el sonido del universo “OM” y esperamos pacientes. Tuvieron que sacar el diferencial completo y dejar a Pimentón rengo. Conseguir repuestos, llevar otras piezas a reparar y armar todo nos llevó ¡23 días!

Dormíamos en el motorhome, compartíamos con los mecánicos, continuamos visitando gente y celebrando cumpleaños,  nuestro sobrino Mateo cumplió 14 años.

El 8 de diciembre finalmente nos fuimos ¡ya no nos acordábamos como era la vida de viaje! El vértigo y la ansiedad se instalaron en nuestra sonrisa una vez más.

Un día podes ser viajero y al otro payaso

El mundo es grande pero a la vez, como dice el dicho, un pañuelo. Cuando visitamos Villa Dolores, paramos en la plaza principal, Javi baja de la casa rodante y escucho que conversa con alguien, cuando me acerco el chico con el que charlaba, me mira fijo y dice: “A vos te conozco”. Resultó ser Diego, un amigo de una amiga que vivía en Villa Mercedes, San Luis, y cuando yo la visitaba (a mis 23 años) él siempre estaba en los asados y guitarreadas.

Ahora vive en San Pedro, un pequeño pueblo ubicado a 2 km de Villa Dolores. Allí tiene su centro cultural “La Lechuza” y enseña clown, malabares, teatro, etc.

Timoteo es el personaje que encarna nuestro amigo Diego, junto a él su compañero de escenario Akitu.
Timoteo es el personaje que encarna nuestro amigo Diego, junto a él su compañero de escenario Akitu.

Fuimos a visitarlo y le propuso a Javi hacer un espectáculo en un encuentro que se realizaba en Travesía, un pueblito que está entre las localidades La Población y Luyaba, nunca habríamos llegado allí si no fuera por él. La noche anterior a presentar su número, se vistieron, pintaron y practicaron juegos, clavas, diábolo, sancos y malabares, un curso intensivo que duró hasta la madrugada en el que aprendió al menos la teoría. Lo importante es que nos divertimos mucho.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El evento se hizo en la plazoleta, había feriantes con alimentos orgánicos y caseros, artesanos, músicos que tocaron en vivo, bingo y finalmente los payasos Timoteo (Diego) y su amigo el payaso viajero Terry (Javier) hicieron jugar a todos sin excepción, chicos y adultos.

Dormimos en casa de amigos de Diego, que viven sierras adentro, en una pequeña casa de adobe, construida por ellos con muy buen gusto. Comimos pizzas caseras, aprendimos sobre construcción en barro, charlamos de partos en el hogar, la vida en capital federal, entre otros temas.

Al día siguiente, nos despedimos y acercamos a Diego hasta una parada de colectivo, regresamos a la ruta avistando San Luis.

Silbando bajito marchando despacito por las  serranías cordobesas

Como siempre decimos, antes de salir de nuestro país queremos conocerlo, aplicamos la misma premisa para Córdoba, la provincia donde nació Javi. Si bien es sumamente extensa decidimos hacer una parte de sus caminos serranos a los que le dedicamos medio mes.

Recorrido desde Córdoba hasta San Luis
Recorrido desde Córdoba hasta San Luis

San Carlos Minas es conocido como zona turística. Por allí pasa el río Jaime y el Arroyo Noguinet. En la madrugada del 6 de enero de 1992 hubo una gran tormenta, llovió 240 mm en seis horas, el arroyo desbordó y una pared de agua, barro y piedras de varios metros de altura destruyeron el puente que lo cruza, ingresó a la ciudad llevándose casas, automóviles y 30 vidas.

Hoy no quedan vestigios de aquel suceso. Cuando lo visitamos estaba descuidado y solitario, suponemos que la razón fue que pasamos fuera de temporada.

Llegamos a la Villa de Cura Brochero en vísperas de la canonización del cura gaucho, (17 de octubre) Conocimos a Juan, un artesano colombiano que vendía bellísimos  macramé estaba mimetizado con puestos de venta de de cositas religiosas. Nos contó que viajó por Sudamérica y que ahí encontró su lugar en el mundo.

Villa de las Rosas es un pueblo ¡encantador! Hablando de lugar en el mundo, siempre que nos hacemos la pregunta este pueblo está entre las opciones. Todas sus calles, hasta las zonas baldías, están decoradas con rosales coloridos. En los últimos años hubo un éxodo de personas que se alejaron de las grandes ciudades e instalaron allí y zonas cercanas para vivir más relajados y livianos de pertenencias, se dedican al trabajo de la tierra o la artesanía y en temporada instalan ferias en la plaza central.

Plaza principal Las Rosas
Plaza principal Las Rosas

La Villa está ubicada al pie del cerro Champaquí, tiene 2790 metros de altura, es el más alto de Córdoba; en él se practica turismo aventura, trekking, travesías 4×4, escalada y rápel.

Villa Dolores es el centro económico, social y cultural más importante del Valle de Traslasierarras. Allí vive la madrina de bautismo y confirmación de María, hacía 13 años que no la veía. Le escribimos y nos recibió junto a su esposo Marcelo, estuvimos con ellos tres días. Paseamos por el Dique La Viña también llamado Embalse Ingeniero Luis Antonio Medina Allende, (su impulsor). Es una mole de cemento que da la sensación que nada ni nadie podría derrumbar. La obra comenzó en el año 1939 y demoró cinco años en terminarse, se extiende a lo largo de 1050 ha y tiene  18.4160 m3 de hormigón armado.

 

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En 1952 en el marco del primer Plan Quinquenal de la presidencia de Juan Domingo Perón, se construye La Central Hidroeléctrica La Viña, la visión fue generar embalses que produzcan energía e impulsar así un nuevo perfil productivo en la provincia que se cumplió con el tiempo, ya que se transformó en uno de los principales polos industriales del país. El plan de centrales hidroeléctricas abarca: Dique La Viña, Dique San Roque, Embalse Cruz del Eje y Embalse Río Tercero. Es increíble como cada rincón encierra una historia y cada historia tiene lugar propio.

 

Notas relacionadas:

Un salar que une fronteras

Un día podes ser viajero y al otro payaso

Un salar que une fronteras

Teníamos mucha curiosidad por visitar las Salinas Grandes, 600 km de sal. Como está al noroeste de la provincia limita con: la Rioja, Catamarca y Santiago del Estero. Es una falla tectónica reactivada que deja al descubierto el lecho de un antiguo fondo marino, y al no haber afluencias de agua no puede generarse un lago salado ni un mar interno, a esto se suma un clima extremadamente seco y escasas lluvias.

Son tan extensas que se puede acceder a ellas desde diferentes puntos. Nosotros entramos por San José de las Salinas e hicimos entre 15 y 20 km de tierra en buen estado.

_DSC5072
Pimentón y las Salinas
_DSC5095
Cae el sol sobre el salar

Cuando llegamos había un grupo de hombres cerniendo y embolsando sal, la maquina con la que tamizaban y el camión al que subieron parecían piezas de museo; el vehículo (que lamentablemente no fotografiamos) pensamos que no funcionaba, le faltaban las puertas, el capot, estaba destartalado y completamente herrumbrado. Los hombres se subieron a la caja de carga junto a las bolsas y el conductor arrancó ¡no podíamos creerlo!

Nos recomendaron no ir más allá de las huellas porque el terreno es traicionero y podíamos quedarnos enterrados, una advertencia muy importante ya que a la vista parece uniforme y sólido. Quedamos solos en la inmensidad del territorio, el viento era el único que nos susurraba palabras que no comprendíamos y el vacío nos generaba una contradictoria sensación de inquieta paz.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Comienza la segunda etapa de viaje

Después de cinco meses parados en Córdoba capital, en casa de los papás de Javier, arreglando a Pimentón, llegó el día de regresar a la ruta y despedirnos. El plan era recorrer parte del interior de la provincia para luego ir a  San Luis para visitar a  familiares y amigos.

El 4 de septiembre salimos  después de almorzar, estábamos ansiosos por recuperar la sensación de la vida nómada, la incertidumbre que depara el camino y el contacto con distintas personas.

Primer destino: Ascochinga, una localidad ubicada al norte de las Sierras Chicas, a 57 km de capital. Su nombre es indígena y significa “perro perdido”. Allí vive una pareja amiga de Javier, Joaquín y Pía, pasamos con ellos varios días y terminamos de darle identidad a Pimentón: lo ploteamos con el logo de la Ruta del Presente.

Javi con pulso y presición de cirujano
Javi con pulso y presición de cirujano

 

El 10 de septiembre, decidimos hacer el camino que une Ascochinga con La Cumbre, llamado por los locales “el camino del pungo”, son 30 km de sierras agrestes, es un tramo que se usa para carreras de rally;  lo habíamos hecho en otra oportunidad y nos pareció hermoso, en el trayecto está el refugio de monos Carayá, allí llegan los primates rescatados del tráfico ilegal y son rehabilitados para  insertarlos a su habita natural y queríamos conocerlo.

Hicimos 15 km y Pimentón tuvo problemas con la caja, saltaba la primera y perdió fuerza, no subió más. Estábamos en una parte del camino donde no podíamos girar, regresamos marcha atrás varios metros hasta que después de bastantes maniobras (a pesar que tiene dirección hidráulica) logramos retomar el camino. Volvimos a lo de Joaquín y Pía frustrados, porque una premisa a la hora de cambiar de vehículo fue que tuviera potencial para cruzar lugares de difícil acceso y este camino si bien está en altura y es de ripio, un vehículo como Pimentó no debería tener mayores dificultades.

Hasta ahí llegó el amor de Pimentón
Hasta ahí llegó el amor de Pimentón

Un granito más de dificultad que se sumó a la peripecia fue que el tanque de combustible se pinchó, lo llevamos a Jesús María a reparar, y tuvimos que dejarlo para que cubran con fibra de vidrio, días después lo retiramos y Javi lo colocó. Lo que equilibraba esa balanza es que estábamos en casa de amigos que nos hicieron sentir muy cómodos y nos levantaron el ánimo para seguir adelante.

Una alegre despedida para un buen comienzo
Una alegre despedida para un buen comienzo

Al terminar los arreglos, nos despedimos con un hasta siempre porque  no sabíamos cuál será el día en que nos reencontremos.

Nuestros hogares móviles

Elegir una casa del tipo que sea, como todos saben, es una tarea que demanda tiempo, dinero y trabajo. Después de viajar seis meses en la casita rodante con una Ford Transit, decidimos volver a nuestros pagos para cambiarlas por un vehículo más compacto. La razón era que no nos resultaba tan práctica.

Al inicio del viaje, decidimos comprar la casa de tiro guiándonos por comentarios que encontramos en la web, leímos ventajas y desventajas. Uno de los testimonios que nos persuadió fue el de un señor que hace 30 años que es rodantero, tenía una casa rodante tipo Recreational vehícle, para los americanos; autocaravana, para los europeos; motorhome de los millones, para nosotros. El buen hombre decía que también había tenido casas de tiro y campers, y que la primera era lo que más le gustaba. “Si tiene semejante vehículo y sigue eligiendo la de tiro, debe ser porque es mejor”, pensamos. Además, muchos dicen que desenganchas en un lugar y te vas a pasear con tu coche. Por otro lado, como teníamos la camioneta, la idea de comprar una casita y salir sin hacer muchas modificaciones.

Para el final de esa etapa de viaje, 4 de febrero de 2016, sólo habíamos desenganchado cuatro veces y otras pocas paramos en camping o en lugares convenientes como para dejarla. Siempre resultó más cómodo llevarla con nosotros porque ahí teníamos todas nuestras cosas, podíamos calentar aguan o usar el baño en cualquier momento.

Un problema fue el largo, casi diez metros y había lugares donde no podíamos estacionar. Al mismo tiempo, el espacio no era bien aprovechado, todos los días había que desarmar la cama para armar el comedor, la ropa blanca (acolchado, almohadas y sabanas) las mudábamos a la camioneta y a la noche cruzábamos todo nuevamente.

Nuestra primera foto al comenzar el viaje, Embalse, Córdoba.
Nuestra primera foto al comenzar el viaje, Embalse, Córdoba.
Casita de tiro por dentro.
Adentro Elvira (así bautizamos a la rodante) tenía 2 mts. Juntos no entrabamos parados a no ser que nos abrazaramos!
Casita rodante de tiro.
El comedor se hace cama y abajo tiene bauleras.

Sufría mucho las vibración en el ripio, en una oportunidad varias puertas terminaron el en suelo porque se desenroscaron los tornillos por el movimiento y en zonas donde corre mucho viento es una desventaja. En definitiva, las casas rodantes no están pensadas para vivirlas sino para vacacionar, a no ser que sean construidas desde cero para tal fin.

Queríamos un transporte con más fuerza, una casa con ducha, capacidad de carga de agua y optimización de almacenamiento. ¡Vimos toda clase de vehículos! Camionetas con campers, motorhome con todas las formas y colores, colectivos, hasta un  camión militar. Los que nos gustaban no teníamos el dinero que pedían, para los que nos alcanzaban había que restaurarlos mucho o ir buscarlos muy lejos. A todo esto había que vender la Transit y la casilla o debían aceptarlas como parte de pago.

Lo primero que se vendió fue la casita. En Santa Fe nos cambiaban el furgón por una camioneta, íbamos a ponerle un camper arriba. El negocio estaba hablado y casi cerrado, viajamos a buscarla y cuando la vimos no estaba en las condiciones que habían dicho, volvimos con la moral baja a reiniciar la búsqueda. Fueron casi dos meses de exploración sin tregua, hasta que encontramos un motorhome en Tortuguitas, Buenos Aires, a un precio que podíamos charlar, tenía lo que necesitábamos y el motor que Javi quería, no nos convencía la idea de ir hasta allá pero tuvimos que disminuir las pretensiones y lo mejor es que aceptaban la Transit como parte de pago.

El martes 29 de marzo, salimos rumbo a Buenos Aires, su dueño Marcelo lo había llevado al mecánico para repararle los frenos traseros, fuimos al taller lo arrancó y sonaba bonito, adentro había que ponerle un poco de amor, tenía un tamaño ideal, entre otras condiciones; y sin poder moverlo, porque estaba desarmado, decidimos hacer el canje. Lo esperamos hasta el viernes, mientras tanto hicimos los papeles de los vehículos.

El mecánico es un chico que  recién se iniciaba en el rubro, llegaba tarde y a pesar de que dijo que nos iba a dar prioridad, tomaba otros trabajos. Movía un tornillo, mandaba diez audios de whatsapp, así pasaban los días. El jueves, nos plantamos en el taller y le dijimos: “no podemos esperarte más, no tenemos a dónde ir así que nos quedamos acá”.

¡El viernes terminó la bendita reparación! Haciéndose el zonzo (porque sabía que había dejado mal conectado unos cables) nos dijo: “Tienen que revisar las luces, quizá se apaguen”. Hicimos un par de cuadras y al prenderlas se activaba la bocina de manera continua ¡no lo podíamos creer! Con mucha suerte conseguimos un electricista que hizo un arreglo provisorio hasta llegar a Córdoba.

Viajamos con lluvia y sin limpia parabrisas, lo que nos obligó a parar varias veces. El tanque de combustible era un bidón de 20 litros que debíamos cargar seguido. El sábado por  la mañana llegando a Venado Tuerto, Santa Fe, escuchamos ¡clan clan! Se había roto la cruceta, menos mal que fue ahí y no en la ruta y que el mecánico que lo arregló tenía el repuesto que necesitábamos.

En la puerta del mecánico, Venado Tuerto, Santa Fe.
En la puerta del mecánico, Venado Tuerto, Santa Fe.

Los siguientes cinco meses fueron jornadas intensivas de arreglos mecánicos y de interior. Javi se pasaba todo el día trabajando, hizo un curso intensivo de mecánica general, carpintero y electricista. Actualizó todo el sistema eléctrico, con la asistencia de Luis su papá, algunos cables habían sido masticados por ratas, otros empalmados con cinta de papel y muchos estaban de adorno, porque ya no cumplían ninguna función.

También reparó la caja de dirección, los frenos delanteros, el embrague, colocó amortiguadores traseros, el tanque de combustible, entre otras cosas. Yo ayudé con los muebles, la decoración y el lijado exterior e interior y todo lo necesario para que sea cómodo.

Conseguimos que un pintor conocido nos hiciera precio a cambio de ser sus ayudantes, lijando y empapelando. Lo fundamental estaba listo y algunos detalles quedaron para resolver en el camino.

El cuatro de septiembre de 2016 ya terminados los arreglos de interior, exterior y mecánica; nos despedimos de la familia cordobesa y salimos a la ruta para recorrer Córdoba, pasar por San Luis a saludar y empezar a subir.

Arriba: Recorrimos el sur en una Transit con una casa de tiro a la que llamamos Elvira. Abajo: Nuestra casa actual, a la que llamamos Pimentón.
Arriba: Recorrimos el sur en una Transit con una casa de tiro a la que llamamos Elvira. Abajo: Nuestra casa actual, a la que llamamos Pimentón.

La Perfección de la creación: Parque Nacional los Glaciares / Parte II

Podríamos decir que sólo conocimos la punta del iceberg, ya que visitamos los destinos más turísticos: El Glaciar Perito Moreno y El Chaltén. Pero para el modo de viaje que llevamos estamos súper conformes y felices de haber llegado a estos fabulosos lugares.

Si pensas visitar El Chaltén te damos dos recomendaciones: Por un lado, antes de viajar entrena, hace caminatas, practica tu resistencia, ya que para llegar a los mejores  lugares y obtener las vistas más lindas vas a tener que caminar mucho  con subidas, bajadas y exigencia física (por algo es considerado la Capital del Trekking) y también por esto, en segundo lugar, lleva equipos de camping, por más que tengas pensado parar en hostels o hoteles, seguro que surge un campamento en algún cerro, lago o lugar remoto del parque.

Mapa descritivo. (Imagen de Internet)
Mapa descritivo. (Imagen de Internet)

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Nosotros paramos en el estacionamiento que limita con el ingreso al sendero Fitz Roy o Cerro Chaltén, ahí había varios motorhome de escaladores profesionales de diferentes partes del mundo, conocimos a Chad de Colorado Estados Unidos y a Ti de Canadá, había más pero mientras estuvimos ahí no los vimos ya que andaban por las alturas.

Un motorhome al lado de otro.
Un motorhome al lado de otro.
Él es Ti un canadiense que durante diez años soñó con escalar el Fitz Roy, hoy está a un paso de cumplirlo.
Él es Ti un canadiense que durante diez años soñó con escalar el Fitz Roy, hoy está a un paso de cumplirlo.

No teníamos equipo ni estado físico para hacernos los locos, así que subimos un tramo del sendero al Fitz Roy y disfrutamos de la vista del primer mirador y pegamos la vuelta.

En verano el Fitz Roy está desnudo.
En verano el Fitz Roy está desnudo.

Desde el Chaltén costeando el Río de las Vueltas hicimos 32 kilómetros para llegar al inicio del Lago del Desierto.

Los encantos del sur chileno

Visitar el país vecino fue una decisión de último momento, nos encantan las improvisaciones porque el viaje se trata un poco de eso. Después de conocer Tierra del Fuego del lado argentino (y como si o si hay que pisar territorio chileno para entrar o salir de la provincia) decidimos desviar y darle una vuelta a Punta Arenas y Natales.

_dsc3630

En Ushuaia todos hablaban de lo barato que es Punta Arenas por su zona franca, además, de lo linda y grande que es la ciudad. Cuando los fueginos tienen un feriado, suben al auto, ponen quinta y prácticamente vuelan a gastar  su dinero. Claro que nosotros no estábamos en condiciones de gastar plata, pero nos dieron tan buenas referencia, que no podíamos dejar de ir.

En cuanto a la ruta, está por mucho en mejores condiciones que la que va a Río Gallegos. Hay un tramo de tierra bien mantenido y después el tan valorado asfalto, la casilla, la transit y nosotros dejamos de sufrir el ripio.

Casi al ingreso ya se pueden ver los enormes centros comerciales que conforman la zona franca. Nos llamó la atención que de cada diez autos que estaban en las playas  de estacionamiento siete tenían patente argentina.  Recorrimos los comercios, y hay productos de todo tipo, muchos importados de China y Estado Unidos, para todos los gustos y bolsillos, la vajilla y los artículos para el hogar eran especialmente baratos, hay que ir con paciencia, tiempo, ganas de caminar y revolver.

Algo muy importante a tener en cuenta es que los apartados electrónicos (al menos lo que nosotros vimos) tenían un tipo de enchufe que en la Argentina no se usa y el voltaje es distinto al nuestro. También recorrimos el centro de la ciudad, vimos vidrieras de diferentes rubros y en varios ocasiones las cosas eran más económicas  que en la zona franca.

Pero Punta Arenas no sólo ofrece consumo, la Costanera Estrecho de Magallenes es uno de los lugares preferidos para los locales y turistas, está preparada para pasar el día al costado del agua. Se construyó en el 2.009 para el Bicentenario de Chile, son aproximadamente 27 cuadras de paseo, con playa, asientos, mesitas y espacios para que los chicos jueguen con sus patinetas. Tiene mucho movimiento, la gente va y viene en bicicleta, pasea sus perros, conversan, o simplemente disfrutan de la soledad junto al estrecho .Sólo les falta el mate.

_dsc3668

Costanera Estrecho de Magallenes.

Era un lugar ideal para vender nuestras artesanías, caminamos varias cuadras hablando con la gente, contándoles sobre nuestro viaje y ofreciéndoles nuestros productos, no tuvimos tanta suerte como en otros lugares pero algo vendimos, inclusive un señor nos quería regalar 40 mil pesos chilenos, fue un gesto muy bonito, estábamos muy agradecidos pero no aceptamos, porque nuestra intensión (salvo algún eventualidad que gracias a Dios no hemos tenido) es obtener dinero para avanzar trabajando, así que a cambio le dimos algunas velas. Con eso nos alcanzó para darnos una ducha caliente en una estación de combustible COPEC que está sobre ruta nº 9, en la entrada a Punta Arenas, es la única que tiene el servicio, y al menos cuando nosotros fuimos, salía 20 mil chilenos por persona.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Algo que nos llamó la atención fue que en los supermercados ya tenían los fiambres y quesos cortados en fetas y exhibidos  en las heladeras, entonces podías pedir por cantidad de fetas o por peso, no les podemos explicar la variedad que había. Estuvimos en esta gran ciudad tres días y rumbeamos para Natales.

Puerto Natales

_dsc3709

Es una pequeña ciudad portuaria que está a 248 km de Punta Arenas. Ambas son antítesis. Mientras que Punta Arenas ofrece rock and Roll, Natales es tranquilidad y quietud. Tiene varias obras artísticas, que se han convertido en figuras icónicas del lugar, entre ellas: La Mano está ubicada al ingreso de la localidad, dicen que saluda a los visitantes que entran o salen. Fue construida por Juan Carlos Adreade Velásquez, es una reproducción de ‘Las Manos’ esculpidas por el artista chileno Mario Irarrázabal, que encuentran en el Desierto de Atacama, Chile; Punta del Este, Uruguay; Madrid, España; Venecia y Italia.

_dsc3720
Réplica de la famosa obra “La Mano”

Justo al frente de estos dedos que salen de la tierra, está El Milodón es un monumento que se eleva con gran tamaño, se trata de un animal primitivo que pertenece al grupo de la mulita,  osos hormigueros y perezosos actuales. Medían dos metros y medio y pesaban 3.000kg aproximadamente, eran casi como un edificio, entendemos que en esta réplica quisieron acercarse lo más posible al real. A 25 km de la ciudad está la cueva del milodón, a la que no fuimos, porque teníamos que ahorrar dinero para el combustible de regreso, no pudimos habilitar tarjetas y teníamos el efectivo justo, esos son los riesgos que se corren al improvisar y decidir a último momento visitar otro país.

_dsc3722
El Milodón está ubicado en el ingreso de la ciudad.

A lo largo de la costanera hay más atractivos que ornamentan la vista del Canal Señoret, sobre el que desplaza, como la Escultura al Viento y el Muelle Braun & Blanchard, conocido también como Muelle de los Cormoranes, pararse frente a él, en cualquier momento, ya sea de día o de noche, y observarlo es como ver una postal en 3D.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Es hora de seguir y regresar a la Argentina.Nos quedamos con ganas de visitar Las Torres del Paine, las dejamos pendiente para volver algún día.

Río Grande es el paso obligado para entrar o salir de la isla

En esta nota vamos a sacar las telas de araña de la memoria con un poco de historia y le contaremos nuestro paso por la ciudad de Río Grande. Teníamos intenciones de escribir sobre todo la provincia, pero es tanto lo que hay por contar que vamos a dividir en tres: Río Grande, Tolhuin y Ushuaia. Para nosotros fue una vivencia inolvidable, que contaremos una y otra vez, como si el alzhéimer nos atacara antes de tiempo.

Tierra del Fuego, es considerada la isla más grande de Sudamérica y está al final del continente, separada del resto de la Argentina por el Estrecho de Magallanes, comparte territorio con Chile. Es la más joven del país, ya que en 1.991 fue declara como provincia, pero es habitada desde hace 10.000 años por grupos  aborígenes que se adaptaron a este medio salvajemente frio.

_DSC2971
Pisando fuerte!!

Fue Hernando de Magallanes el primer navegante que, en el año 1.520, se internó en estas costas junto a sus marinos en una expedición española; Al llegar vio grandes columnas de humo y bautizó a esta región como “Tierra de los Fuegos o de los Humos”.

La puerta de San Pedro

Si el cielo fuera Tierra del Fuego, San Pedro estaría en Río Grande. Es considerada la puerta de entrada y salida de la isla, claro, siempre hablando de territorio argentino. Está a orillas del mar por lo que es muy buscada por los amantes de la pesca deportiva, principalmente de truchas. También es conocida por sus estancias ovinas, tuvimos la suerte de conocer la Estancia María Behety gracias a Aníbal, un amigo que hicimos en la localidad, con quien compartimos mates y charlas espirituales, nos llevo a conocer el establecimiento, ubicado a 15km del centro, y nos contó que cuenta con “el galpón de esquila más grande del mundo”, ya que tiene espacio para 7.000 animales.

 

No queremos ponernos técnicos, pero para que se den una idea de lo grande que es, tiene 64.000 ha. (comparable en tamaño con la ciudad de Río IV, Córdoba) con capacidad para 42.000 ovinos, 1.400 vacunos y 300 yeguarizos. Aunque esta Estancia no es para los turistas, es posible visitar los edificios históricos.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Las estancias que realizan actividades y poseen alojamiento para el turismo rural son, RolitoLas Hijas, no llegamos a conocerlas pero es bueno tenerlas en cuenta para una futura visita.

Esta ciudad es castigada por vientos permanentes, porque es llana, tiene lomas bajas, y por todo esto, crece mucho pasto y pocos árboles, a diferencia de Ushuaia, que está sobre una bahía que lleva su nombre y es rodeada al oeste, norte y este por los Andes Fueguinos.

Amaras a los animales por sobre todas las cosas

A lo largo del viaje, nos propusimos colaborar con ONGs que rescaten animales de la calle. En Tierra del Fuego, hicimos nuestro primer contacto por la causa, les escribimos a los fundadores de Guardia Animal y nos recibieron encantados. Quedamos anonadados con el apostolado que hacen, ya que es un verdadero acto de amor la manera en que ayudan a perros y gatos abandonados y maltratados, superando todas las trabas que se les presentan.

La institución sin fines de lucro, está a cargo de Graciela y Joselo, una pareja que ha hecho de su hogar un refugio de animales. Nunca tienen menos de 20 perros, han llegado a tener 50 al mismo tiempo.

El comedor está repleto de sillones y colchones donde duermen y juegan. A la noche los de tamaño más grande duermen en un galpón al fondo de la vivienda construido especialmente para ellos, el resto queda adentro.

Guardia Animal.
Este es el comedor de la casa de la pareja que creó Guardia Animal. Han llegado a tener 50 perros al mismo tiempo.
Guardia Animal.
Para estos chicos no hay feriados ni jornadas de trabajo, su demanda es a tiempo completo!

La organización tiene personas que ayudan de diferentes maneras, ya sea cuidando a los animales mientras la pareja trabaja, buscando donaciones de alimento, limpiando, realizando actividades para juntar dinero para tratamientos médicos, castraciones, etc.

Todos ellos tienen un corazón enorme y una fortaleza de hierro, ya que deben enfrentar realidades de las más diversas, uno de los perros rescatados llegó con infección porque le habían cortado las orejas con un cuchillo, a otro lo habían quemado con agua caliente, también ciegos, que no caminan, desnutridos, sarnosos…

Guardia Animal.
Este es el trono. Como nos enseñan a compartir todos somos reyes.
Guardia Animal
Tranquilo… ¿quién dice que todo tiempo pasado fue mejor?…

A esto se suman situaciones de violencia por parte de vecinos que no toleran los ladridos, que en lugar de sumarse por la causa, han atacado a golpes a los fundadores de la ONG en más de una ocasión.

El municipio les dio un terreno para trasladar el refugio, ahora la ONG trabaja para construir caniles y colocar todo los servicios, mientras tanto, siguen conviviendo con los animales.

Guardia Animal
Él es “Choco” (el de blanco y negro jeje) uno de los tantos integrantes rescatados por la ONG.

En un par de horas compartidas con ellos nos enseñaron que la voluntad mueve montañas, en cuatro años han salvado miles de perro y han evitado el sufrimiento de otros miles. Todos los días luchan por crear conciencia colectiva, por una sociedad más responsable y amable con los animales.

Guardia Animal
Nos regalaron este ¡hermoso mate! Los fabrica una artesana que se los dona para vender en ferias y así generar dinero para mantenimiento de los animales.

 

City tour by Rada Tilly

Cuando visitamos Rada Tilly quedamos sorprendidos, es una localidad turística salida de un cuento. Está a a 15 km al sur de Comodoro Rivadavia, se dice que es la villa de fin de semana de la social high  comodorenses.

¿Qué es una rada? el mataburro dice:”Es una entrada de mar en la costa, de pequeñas dimensiones, forma una bahía abierta apta para proteger las embarcaciones del viento y del embate del mar”, ¡todos los días aprendemos algo!  Por esto, es que este paraíso es elegido por tantas personas para disfrutar del océano Atlántico.

_DSC2303
Vista aérea de la localidad

Todo brilla, desde el cesped hasta los techos de las casas. Pareciera que las Dodge Ram y los Jeep se sortean y las camionetas 4×4 se regalan. El deporte se destaca con el skate, longboard, roller, rugby y el kitesurf. Las familias pasean en bici por la costanera a toda hora viviendo la magia de la villa.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Epecuén: la ciudad que estuvo 20 años bajo el agua

La tranquilidad y el alma de esta villa turística se derrumbaron aquel 10 de noviembre de 1.985, cuando el lago desbordó el terraplén que lo contenía. Para el invierno de 86’ el agua llegó a los cuatro metros y en el 93’ los niveles variaron entre 8 y 10 metros. En 2.005 recién comenzó a bajar y actualmente cubre parte del balneario, la plaza, entre otros sectores.

Inundación_de_Villa_Epecuén wiki
(Foto de Internet).

El hombre propone y la naturaleza dispone. En los 60’ hubo períodos de sequías que traían problemas a los estancieros de la zona, por lo que llegaron a un acuerdo con los gobernantes de turno para construir canales que unieran: la Laguna Alsina, Lago Colchicó, Lago del Monte, Laguna del Venado y por último, Lago Epecuén. Lo que no tuvieron en cuenta, no le dieron importancia o pensaron que podían manejarlo, es que Epecuén era una cuenca sin salida, entonces, ante grandes precipitaciones el agua se acumularía e incrementaría.

En google maps se pueden observar la Laguna Alsina y el Lago Epecuén.
Google Maps : Laguna Alsina y Lago Epecuén.

Fue así que llegaron a construir un terraplén de seis metros de altura para contenerlo, pero la edificación no fue lo suficientemente fuerte para evitar su desborde.

Hoy lo que queda de ella se convirtió en una especie de museo, los visitantes pagan una suma mínima para ingresar y recorrer algunas calles habilitadas. Donde funcionaron hoteles o comercios hay carteles que explican que hubo allí con fotografías de cómo era antes de la inundación.

El antes y después de la inundación
El antes y después de la inundación

En su época de apogeo, llego a recibir más de 150.000 turistas, muchos iban por las propiedades curativas del agua y el barro de la laguna, además de las diferentes actividades recreativas que ofrecía para unas vacaciones soñadas.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Para muchos un atractivo turístico, para sus ex habitantes una tragedia, la agonía del recuerdo. A nosotros nos generó una sensación de tristeza y asombro al mismo tiempo, te hace pensar en el  lugar que ocupamos en el ecosistema cuando abusamos de él. Somos capaces de modificar y hacer uso de la naturaleza de muchas maneras inteligentes, pero el límite lo pone ella y contra eso no hay súper humanos.

Inicio del viaje: 23/08/2015. Estamos en Argentina. Kilómetros recorridos: 22.000